viernes, 3 de agosto de 2012

Aura Catena. Testimonios sobre Miguel Serrano



Esta obra recoge testimonios sobre Miguel Serrano (1917-2009), realizados por personas que lo conocieron en diversas épocas y circunstancias. Serrano es el autor de obras como la Antología del verdadero cuento en Chile (1938), Ni por mar ni por tierra… Historia de una generación (1950), Quien llama en los hielos (1957), Las Visitas de la Reina de Saba (1960), La Serpiente del Paraíso (1963), El Círculo Hermético. De Herman Hesse a C. G. Jung (1965), La Flor Inexistente (1969), ELELLA. Libro del Amor Mágico (1973), NOS. El Libro de la Resurrección (1980), El Cordón Dorado. Hitlerismo Esotérico (1978), Adolf Hitler. El Último Avatãra (1982), Manú. Por el Hombre que vendrá (1991) y Maya, la realidad es una ilusión (2004), entre otros títulos.

Los testimonios aquí presentados  componen un campo transversal de vivencias e ideas, inmersas en un eco trascendente, en un sonido prístino que se vislumbra más allá de las palabras. En este sentido, en El Cordón Dorado, Serrano escribió: Por debajo de las aguas, quizás por donde termina la corteza del planeta, se desliza el Cordón Dorado, la Aura Catena que conecta a los seres de una misma Raza del Espíritu, de un mismo Astro, a través de todos los continentes de la tierra externa e interna y los hace camaradas en una Guerra comenzada con la Creación. Aquí no puede  haber defecciones ni capitulaciones. No se cambia de lado en el Conflicto. Sólo existe un breve descanso en la muerte. Porque los guerreros son eternos, inmortales.

La obra de Miguel Serrano se ha concentrado en un mensaje de transmutación de todos los valores y del hombre. Por eso, él ha escrito que bien o mal elegido, con mayor o menor suerte, esta encarnación en el Eterno Retorno es nuestro campo de batalla, nuestra individualidad. El sacrificio va dirigido al Selbst, a Nosotros-Mismos, a nuestra perdida divinidad, tratando de transmutar al homo de terra, el plomo, para dar vida al homo de coelo, el aurum potabile, el Vellocino de Oro. Teniendo que contar, además, con una “falla” en el continuum espacio tiempo (un parpadeo de Kronos-Saturno) para poder salir, retornar, escapar.

Es el sendero simbólico y real que debe recorrerse levógiramente, hacia atrás, hacia el interior, alcanzando los orígenes, el pasado-futuro, remontando la prisión de los Dioses del Tiempo y de la Gravitación, con la velocidad levógira de un disco de luz. Ediciones Tierra Polar. Madrid, Enero de 2012. 96 páginas.