miércoles, 7 de mayo de 2014

Los lituches. Los hombres-dioses de la tradición diluvial del sur del mundo



Alrededor de 13.000 años atrás la Tierra sufrió las devastadoras consecuencias de la asimilación de un cuerpo celeste o Luna. Este evento fue la Gran Catástrofe o Diluvio, del cual dan cuenta numerosos mitos y leyendas en todos los continentes. Aquel magno cataclismo fue la causa del hundimiento de la Atlántida y la destrucción de la primitiva ciudad-puerto de Tiahuanaco, la metrópolis de los viracochas.

De acuerdo a la tradición preservada por los araucanos en el cono sur de América, los sobrevivientes de este suceso fueron los lituches -denominados también como glyches-, es decir, el “principio de la generación de los hombres”, según informara el jesuita Diego de Rosales en su Historia general del Reino de Chile, Flandes Indiano (Ca. 1674). Así, las generaciones post-diluviales heredaron y adaptaron los símbolos y tradiciones de los lituches, los legendarios hombres-dioses conocidos en los Andes bajo el epíteto de viracochas o huaracochas, desde donde recrean su cultura y civilización.

Los relatos áureos de la tradición aborigen han expuesto además la sorprendente anticipación de la Gran Catástrofe y la supervivencia en el caso de los antiguos araucanos, en el “ThegTheg, el tonante, o el centellante, que tenía la virtud de fluctuar sobre las aguas”. Es decir, en un cherruve, un astra o vimana.

No obstante la cristianización y filtro de los misioneros, los mitos prehispánicos vertidos en las crónicas revelan no sólo fragmentos de la cosmogonía aborigen en torno a los dioses del firmamento sino también, la importancia del emblema de poder de las culturas andinas ostentado hasta el fin del Imperio de los Incas: El Topayauri o Vara de Tupa (Tauapácac-Ticci Viracocha), coronado con la estrella de piedra, el sagrado símbolo de Venus, la luz más bella para las culturas prediluviales.

Los lituches. Los hombres-dioses de la tradición diluvial del sur del mundo. Prólogo de Erich von Däniken. Edición limitada y numerada. Ediciones Tierra Polar. Santiago de Chile, Abril de 2014. 158 páginas.