sábado, 7 de octubre de 2017

¡Una visión del porvenir! O el Espejo del Mundo, de Benjamin Tallman



Edición especial de la extraordinaria obra de Benjamin Tallman, ¡Una visión del porvenir! O el Espejo del Mundo aparecida en 1875, trabajo que aborda diversos aspectos de Chile en 1975. Las descripciones expuestas por el autor resultan llamativamente acertadas, como por ejemplo, el transporte aéreo, las fotografías instantáneas en movimiento (¡o gifs!), motores de agua basado en la combinación de varias ruedas hidráulicas, resortes de aire para toda clase de vehículos, luz eléctrica, un camino de cintura que circunda la ciudad (¡la circunvalación Américo Vespucio!), la separación entre Iglesia y Estado (Constitución Política de la República de 1925) y el programa de educación pública, entre otros aspectos.

¿Cómo pudo anticipar todos estos campos Benjamin Tallman? ¿Coincidencia, casualidad?

Lejos de imaginar, interpretar o profetizar situación alguna, Tallman fue preciso al expresar en 1875 que su trabajo es una visión del porvenir.

Y resuenan, ondas, las palabras del promulgador del Súper-Hombre: ¡La historia futura: Cada vez este pensamiento [el Eterno Retorno de lo Mismo] triunfará más y quienes no creen en él han de extinguirse finalmente de acuerdo con su propia naturaleza! ¡Sólo queda quien tenga su existencia por eternamente repetible: Entre tales es posible, sin embargo, un estado al cual no se ha acercado aún ningún utópico!

¡Una visión del porvenir! O el Espejo del Mundo (1875). De Benjamin Tallman. Edición y prólogo de Rafael Videla Eissmann. Edición limitada y numerada de veinte ejemplares. Ediciones Tierra Polar. Agosto de de 2016 - Octubre de 2017. 52 páginas.

viernes, 29 de septiembre de 2017

Irminsul. Simbolismo en torno al origen de la raza polar



Abundante evidencia arqueológica se opone directa e irrebatiblemente a las nociones establecidas por la historiografía ortodoxa en torno al origen del hombre y el desarrollo de la cultura –Kult-Ur, la Cultura Primigenia– y los movimientos migracionales y poblaciones en los sucesivos ciclos del planeta. Esto, pues se ha cimentado un auténtico dogma científico sobre cada uno de estos campos, estableciendo el pretendido origen en África del hombre a partir de un asumido proceso de evolución. ¡Vaya confrontación con las tradiciones ancestrales de las civilizaciones en los Andes, Himalaya y Germania!

Desde la más remota antigüedad, las culturas solares y panteístas arianas de América-Huitramannaland, Europa y Asia, han considerado al Árbol como un símbolo de la vida y de sus ciclos. En este sentido, el culto del Árbol Sagrado se descubre en grupos culturales a escala global a través de abundante iconografía en la cual se plasma su naturaleza polisemántica que evidencia el reconocimiento y veneración del Árbol.

En consecuencia, la abundante presencia de la ideografía del Árbol Sacro –evocación de la Columna Invisible– es una resonancia del origen polar que luego fue preservada y difundida por los míticos Caminantes de la Aurora, es decir, los descendientes de la raza polar –surgida del Polo Ártico de acuerdo a Lokmaya Bal Gangadhar Tilak y del Polo Antártico según  Roberto Rengifo–.

Irminsul. Simbolismo en torno al origen de la raza polar. Ediciones Tierra Polar. Septiembre de 2017. 60 páginas.

Si Usted desea adquirir esta obra por favor escriba a tierrapolar@inbox.lv

lunes, 25 de septiembre de 2017

Conmemoración del Centenario del Natalicio de Miguel Serrano



Conmemoración del Centenario del Natalicio de Miguel Serrano. Discurso de Rafael Videla Eissmann. Junto a los mensajes de M. N., G. Nefedyev, M. Gajardo y R. Rodríguez Sotomayor. Ediciones Tierra Polar. Septiembre de 2017. 28 páginas.

domingo, 10 de septiembre de 2017

Aura Catena. Testimonios sobre Miguel Serrano (Volúmenes I y II).



Este libro comprende los volúmenes I y II de Aura Catena. Testimonios sobre Miguel Serrano. Son registros realizados por personas que lo conocieron en diversas épocas y circunstancias. Serrano es el autor de obras como la Antología del verdadero cuento en Chile (1938), Ni por mar ni por tierra… Historia de una generación (1950), Quien llama en los hielos (1957), Las Visitas de la Reina de Saba (1960), La Serpiente del Paraíso (1963), El Círculo Hermético. De Herman Hesse a C. G. Jung (1965), La Flor Inexistente (1969), ELELLA. Libro del Amor Mágico (1973), NOS. El Libro de la Resurrección (1980), El Cordón Dorado. Hitlerismo Esotérico (1978), Adolf Hitler. El Último Avatãra (1982), Manú. Por el Hombre que Vendrá (1991) y Maya, la Realidad es una Ilusión (2004), entre otros títulos.

Los testimonios componen un campo transversal de vivencias e ideas, inmersas en una esfera de trascendencia y que proyectan el valor y la importancia de Miguel Serrano y su obra. Destacan, en este sentido, los testimonios de Juan Diego Dávila, Óscar Pinochet de la Barra, Millapol Gajardo, Hugo Roggerndorf, Ernst Zündel y Rafael Videla Eissmann, entre otros.

Aura Catena. Testimonios de Miguel Serrano. Volúmenes I y II. Compilación y edición de Rafael Videla Eissmann. Edición conmemorativa por el centenario del nacimiento de Miguel Serrano. Ediciones Tierra Polar. Septiembre de 2017. 190 páginas.

Si Usted desea adquirir esta obra por favor escriba a tierrapolar@inbox.lv

sábado, 9 de septiembre de 2017

Desde el otro lado



Incursión al Mundo Paralelo, tras la búsqueda de la Montaña-Templo, en las profundidades de la Tierra, al mundo sumergido de los dioses olvidados y los magos-guerreros del Cordón Dorado: “… Sigo el sendero a través de los árboles, por el bosque, bajo los ritmos de una sinfonía arcaica, emanada de las piedras”.

“Seres enormes alzan sus brazos en el rito ignoto de la Luz, evocando a la Estrella Más Bella”.

“Esta es la Primera Tierra. La Tierra de los Seres-Dioses, iluminados aún por el resplandor sagrado del Sol Negro”.

Desde el otro lado. Ediciones Tierra Polar. Tiraje especial y numerado. Distribución privada. Santiago de Chile, Diciembre de 2015/2017. 32 páginas.

viernes, 1 de septiembre de 2017

El Misterio de la Luz. El arte escultórico de Tótila Albert (Segunda edición)



Ad portas del centenario del fallecimiento de Tótila Albert (1892-1967), el presente trabajo aborda las claves simbólicas de sus extraordinarias esculturas. Éstas corresponden a dos grandes conjuntos: Por una parte rostros y bustos de personajes conocidos y amigos; por otra parte, a seres y evocaciones donde predominan los trazos de una estilización que confronta la realidad “objetiva”, la realidad precaria y efímera, impulsándose, por el contrario, a una realidad mayor y “subjetiva”, donde se proyecta lo perenne, como un eco vibrante del simbolismo hermético: La creación de una realidad sublime y mágica que anhela la totalidad, la compleción del estado actual por aquél que se alcanza, que se recupera. Son figuras estáticas en las que, sin embargo, predomina el ritmo de formas animadas en lo inmóvil. Se trata de hombres y mujeres que desde lo humano proyectan la reminiscencia divina. Las posturas («asanas») y sus gestos («mudras») son rituales y mágicos y entregan las claves de los signos herméticos. Así se constata especialmente en la tríada conformada por La Tierra (1957), El Aire (1959) y El Nacimiento del Yo (1959): Invocación de la unidad perdida y recuperada que se cristaliza en una geometría intangible donde se vislumbra la totalidad del hombre y de la mujer como símbolo perfecto de lo humano-divino, del mundo y de Dios.

Indudablemente, Tótila Albert es el escultor más importante de Chile, aun cuando el sentido mayor de su arte no es el arte en sí sino algo que se vislumbra más allá de las formas, pues como él mismo señaló: No quisiera que se me considerara escultor ni poeta profesional. Más me interesa esculpir en seres humanos que en arcilla. Ni me interesará, cuando me despida haber dejado escultura o poesía, sino una semilla. Las obras son sólo vehículos para que el espíritu llegue al alcance de los sentidos.

La clave de la comprensión de su arte se descubre en la trinidad –o más bien, la tri-unidad del ser–, es decir, la existencia inherente del componente paterno, materno y filial en cada individuo –¿acaso cada individuo no lleva en sí una parte de su padre y de su madre, siendo al mismo tiempo, una tercera parte diferenciada?–, como expresión y proyección cabal de un estado original y futuro. Esta concepción fue alcanzada en un proceso vivenciado en Berlín durante la década de los treinta. A este respecto, Tótila explicó: Tenía allí la vivencia de haber muerto a modos de ser antiguos. Había vuelto transformado en una Trinidad: El Tres Veces Nuestro (en contraposición al Padre Nuestro), representado por el Padre, la Madre y el Hijo.

Esta Tríada –proyectada por lo demás casi arquetípicamente en las antiguas religiones de modo general bajo la figura del Padre, la Madre y el Hijo– es sintetizada en el Tres Veces Nuestro, concepto sustancial en todo su arte.

Las formas, los volúmenes y sus proyecciones, es decir, la dimensión espacial de la creación de Tótila Albert es portentosa. Su virtud escultórica –reflejo natural de su alma y de la búsqueda espiritual a la cual estuvo abocado–, plasmada en diversos materiales se eleva como una de las más grandes y genuinas expresiones del arte en Chile y en Occidente.

El Misterio de la Luz. El arte escultórico de Tótila Albert. Segunda edición. Ediciones Tierra Polar.  Septiembre de 2017. 234 páginas.

martes, 29 de agosto de 2017

domingo, 11 de junio de 2017

Antártida, Arquinesia y la Atlántida. Aproximaciones al poblamiento americano



De acuerdo a las tradiciones míticas prehispánicas, tres son los continentes de las cuales surgieron las poblaciones que paulatinamente irrumpieron y habitaron en América: En primer lugar, el grupo originario del casquete de tierras del polo antártico (Antantardes), caracterizado por los cráneos dolicocéfalos y que conforma el sustrato civilizador del continente. En segundo término, la Atlántida (Merópida y Croniaco –la “Atlántida hiperbórea”–), correspondiente a desaparecidas masas continentales en el océano Atlántico, desde donde arribaron a América diversos grupos poblacionales que abarcaron, al menos, desde México hasta el Río de la Plata, caracterizados a su vez tanto por poblaciones dolicocéfalas como braquicéfalas. Por último, desde el poniente, de la también sumergida Arquinesia (Arquihelenis) en el océano Pacífico, un fenómeno análogo tuvo lugar comprendiendo la extensa zona entre el centro-sur de Chile y Mesoamérica y luego, de manera limitada y durante el período postglacial, a través del Estrecho de Behring.

Antártida, Arquinesia y la Atlántida. Aproximaciones al poblamiento americano. Prólogo de Vicente Pistilli. Ediciones Tierra Polar. Santiago de Chile, Junio de 2017. 188 páginas. 

sábado, 11 de febrero de 2017

Luz Increada



Luz Increada es una compilación de tres textos –originalmente aparecidos en 1924 y 1926– correspondientes a una tradición hermética. Son, verdaderamente, emanaciones de un conocimiento que se remonta a los ashrams de las alturas himaláyicas y que proyectó profundas raíces en Chile.

Es una evocación del símbolo de la Flor de Luz, casi invisible, desde donde emana la sinfonía de los Caminantes de la Aurora.

Luz Increada. Edición y prólogo de Rafael Videla Eissmann. Ediciones Tierra Polar. Santiago de Chile, Enero de 2017. 32 páginas.

Si Usted desea adquirir esta obra por favor escriba a tierrapolar@inbox.lv

miércoles, 25 de enero de 2017

La Ciudad Encantada de Chile, de Jorge Klickmann



La Ciudad Encantada de Chile. Drama patriótico histórico-fantástico de Jorge Klickmann es una obra dramática aparecida en Valparaíso en 1892. Este texto, junto con ser una rareza bibliográfica, es una evocación de la cosmovisión araucana de la mayor significancia.

El relato de la Ciudad Encantada de Chile, contextualizado en el siglo XVI, describe las tentativas de invasión incásica y la defensa del espíritu de la antigua patria, del Chili-mapu, frente a las huestes septentrionales (“mantened lejos de aquí a la gente del norte”) por parte de los ulmenes o guías araucanos.

De manera certera, el concepto de Patria que Klickmann invoca y plasma en su obra, comprende a la Naturaleza, a los dioses y a los hombres en una integridad total, absoluta, considerando a estos últimos no sólo como sus habitantes sino como conscientes defensores de su tierra y sus dioses. 

Un rasgo latente pero casi intangible a lo largo de La Ciudad Encantada de Chile es una especie de ineludible hado o sino (Fatum), que abarca el paisaje, su sentido y proyección y a aquellos individuos predestinados a realizar un hecho con implicancias trascendentales y decisivas, como es el caso de Tegualda y Tulcomara.

Un lejanísimo eco permite observar cierta similitud con el Nibelungenlied o Canto de los Nibelungos germánico debido al trágico destino como seña cíclica.

El texto de Klickmann registra además la existencia de los indios blancos, descendientes de los viracochas o Dioses Blancos de la América Aborigen. La estirpe astral de los antuipanko.

Otras tradiciones asimismo resuenan en la obra de Klickmann. Constituyen éstos los resabios de un sustrato de remoto origen y la frágil resonancia con las civilizaciones perdidas como aquel reino de Talcahuano de Leuchengorma y aquel de Gaboinilla de los cuales dio cuenta Agustín de Zárate en su Historia del Descubrimiento y Conquista de Perú (1555).

Tras la catástrofe –que es simultáneamente cósmica, planetaria y humana–, la Ciudad Encantada de Lauquén, se sumerge en el sur de Chile en la fatalidad cíclica.

Los ecos de su tradición darán forma, posteriormente, a la legendaria Ciudad de los Césares.
La Ciudad Encantada de Chile. Drama patriótico histórico-fantástico. De Jorge Klickmann. Edición y prólogo de Rafael Videla Eissmann. Edición facsimilar. Ediciones Tierra Polar. Santiago de Chile, Enero de 2017. 96 páginas.

Si Usted desea adquirir esta obra por favor escriba a tierrapolar@inbox.lv