sábado, 3 de diciembre de 2016

El Misterio de la Luz. El arte escultórico de Tótila Albert



Ad portas del centenario del fallecimiento de Tótila Albert (1892-1967), el presente trabajo aborda las claves simbólicas de sus extraordinarias esculturas. Éstas corresponden a dos grandes conjuntos: Por una parte rostros y bustos de personajes conocidos y amigos; por otra parte, a seres y evocaciones donde predominan los trazos de una estilización que confronta la realidad “objetiva”, la realidad precaria y efímera, impulsándose, por el contrario, a una realidad mayor y “subjetiva”, donde se proyecta lo perenne, como un eco vibrante del simbolismo hermético: La creación de una realidad sublime y mágica que anhela la totalidad, la compleción del estado actual por aquél que se alcanza, que se recupera. Son figuras estáticas en las que, sin embargo, predomina el ritmo de formas animadas en lo inmóvil. Se trata de hombres y mujeres que desde lo humano proyectan la reminiscencia divina. Las posturas («asanas») y sus gestos («mudras») son rituales y mágicos y entregan las claves de los signos herméticos. Así se constata especialmente en la tríada conformada por La Tierra (1957), El Aire (1959) y El Nacimiento del Yo (1959): Invocación de la unidad perdida y recuperada que se cristaliza en una geometría intangible donde se vislumbra la totalidad del hombre y de la mujer como símbolo perfecto de lo humano-divino, del mundo y de Dios.

Indudablemente, Tótila Albert es el escultor más importante de Chile, aun cuando el sentido mayor de su arte no es el arte en sí sino algo que se vislumbra más allá de las formas, pues como él mismo señaló: No quisiera que se me considerara escultor ni poeta profesional. Más me interesa esculpir en seres humanos que en arcilla. Ni me interesará, cuando me despida haber dejado escultura o poesía, sino una semilla. Las obras son sólo vehículos para que el espíritu llegue al alcance de los sentidos.

La clave de la comprensión de su arte se descubre en la trinidad –o más bien, la tri-unidad del ser–, es decir, la existencia inherente del componente paterno, materno y filial en cada individuo –¿acaso cada individuo no lleva en sí una parte de su padre y de su madre, siendo al mismo tiempo, una tercera parte diferenciada?–, como expresión y proyección cabal de un estado original y futuro. Esta concepción fue alcanzada en un proceso vivenciado en Berlín durante la década de los treinta. A este respecto, Tótila explicó: Tenía allí la vivencia de haber muerto a modos de ser antiguos. Había vuelto transformado en una Trinidad: El Tres Veces Nuestro (en contraposición al Padre Nuestro), representado por el Padre, la Madre y el Hijo.

Esta Tríada –proyectada por lo demás casi arquetípicamente en las antiguas religiones de modo general bajo la figura del Padre, la Madre y el Hijo– es sintetizada en el Tres Veces Nuestro, concepto sustancial en todo su arte.

Las formas, los volúmenes y sus proyecciones, es decir, la dimensión espacial de la creación de Tótila Albert es portentosa. Su virtud escultórica –reflejo natural de su alma y de la búsqueda espiritual a la cual estuvo abocado–, plasmada en diversos materiales se eleva como una de las más grandes y genuinas expresiones del arte en Chile y en Occidente.

El Misterio de la Luz. El arte escultórico de Tótila Albert. Ediciones Tierra Polar. Santiago de Chile, Octubre de 2016. 234 páginas.

martes, 15 de noviembre de 2016

La Nueva Edad



Primera edición completa de los treinta y seis números de la revista dirigida por Miguel Serrano, La Nueva Edad –cuyo primer número apareció el 3 de Julio de 1941 hasta el último, con fecha 7 de Enero de 1943, debido a la ruptura de Chile con las fuerzas del Eje–. Activos colaboradores de la revista fueron René Arriagada, Francisco Javier Díaz, Carlos Keller y Hugo Gallo. Aparecen, asimismo, artículos de autores como David Herbert Lawrence, Hermann Keyserling y Giovanni Papini, entre otros. 

La Nueva Edad constituye un documento único y de gran trascendencia pues se trata, en realidad, de un hito que vislumbra una Weltanschauung que paulatinamente se comenzaba a manifestar en Chile: El espíritu solar y guerrero plasmado en el Eje –con todo su vasto sentido del hombre, la familia, la sociedad, el trabajo, la Naturaleza–.

Los diversos campos expuestos a lo largo de La Nueva Edad –el escenario de la política nacional e internacional y sus actores, los sistemas económicos, los aspectos sociológicos y culturales, el sentido del hombre y la historia, etc.–, como medios de comprensión de las causas reales de la Segunda Guerra Mundial se orientaban a alcanzar y desarrollar una alternativa tanto al capitalismo como al comunismo.

La Nueva Edad conforma en la actualidad una fuente única e invaluable de comprensión de las auténticas causas y las funestas consecuencias de la derrota bélica de Alemania en la Gran Guerra, lo que se proyecta en la ominosa situación actual del hombre y del mundo. Así, muchas claves se descubren en sus páginas que permiten el real entendimiento del curso y sentido de los acontecimientos.

Ahora, tras setenta y cinco años, en el insondable abismo del Olvido, vuelve a aparecer La Nueva Edad. Y ayer como hoy, proyecta el mensaje heroico por la libertad de Chile y América del Sur, contraparte geográfica de Europa a la vez que complemento de todas sus corrientes inmateriales –el Eje–.

La Nueva Edad. Dirigida por Miguel Serrano. Edición completa de los treinta y seis números de la revista. Edición y prólogo de Rafael Videla Eissmann. Santiago de Chile, Octubre de 2016. 634 páginas.

lunes, 24 de octubre de 2016

Los lituches



Tercera edición de esta obra que aborda la sobrevivencia de algunos individuos tras la última catástrofe planetaria –la captura de un cuerpo celeste o Luna– que tuvo lugar en torno a 13.000 años atrás.

De acuerdo a la tradición preservada por los araucanos en el cono sur de América, los sobrevivientes de este suceso fueron los lituches –conocidos también como glyches–, es decir, el “principio de la generación de los hombres”, según informara Diego de Rosales en su Historia general del Reino de Chile, Flandes Indiano (Ca. 1674). Así, las generaciones post-diluviales heredaron y adaptaron los símbolos y tradiciones de los lituches, los legendarios hombres-dioses conocidos en los Andes bajo el epíteto de viracochas desde donde recrean su cultura y civilización.

Los relatos áureos de la tradición aborigen han expuesto además la sorprendente anticipación de la Gran Catástrofe y la supervivencia en el caso de los antiguos araucanos, en el “ThegTheg, el tonante, o el centellante, que tenía la virtud de fluctuar sobre las aguas”. Es decir, en un cherruve, astra o vimana.

No obstante la cristianización y filtro de los misioneros, los mitos prehispánicos vertidos en las crónicas revelan no sólo fragmentos de la cosmogonía aborigen en torno a los dioses del firmamento sino también, la importancia del emblema de poder de las culturas andinas ostentado hasta el fin del Imperio de los Incas: El Topayauri o Vara de Tupa (Tauapácac Ticci Viracocha), coronado con la estrella de piedra, el sagrado símbolo de Venus, la luz más bella para las culturas prediluviales.

Los lituches. Los hombres-dioses de la tradición del sur del mundo. Prólogo de Erich von Däniken. Tercera edición. Ediciones Tierra Polar. Santiago de Chile, Septiembre de 2016. 162 páginas.

sábado, 8 de octubre de 2016

La Resurrección del Mago



Singular registro que aborda las claves de la partida de Miguel Serrano (10 de Septiembre de 1917 - 28 de Febrero de 2009). Figuran los capítulos La Runa del Héroe, La Partida de Miguel Serrano, Magia Negra, La Flor Inexistente de Miguel Serrano, La Última Visita, Los Dioses Atómicos, El Continente de la Luz, NOS, el Hijo del Hombre, La Resurrección del Mago y Hacia el Sol.

Es el único trabajo a la fecha que comprende los hitos del opus alchimicum de Miguel Serrano.

La Resurrección del Mago. Segunda edición, corregida y ampliada. Ediciones Tierra Polar. Santiago de Chile, Agosto-Septiembre de 2016. 94 páginas.

lunes, 29 de agosto de 2016

¡Una visión del porvenir! O el Espejo del Mundo, de Benjamin Tallman



Edición especial de la extraordinaria obra de Benjamin Tallman,  ¡Una visión del porvenir! O el Espejo del Mundo (1875), trabajo que aborda diversos aspectos de Chile en 1975. En este sentido, los hechos expuestos por el autor resultan realmente sorprendentes, como por ejemplo, el transporte aéreo, las fotografías instantáneas en movimiento (¡o gifs!), motores de agua basado en la combinación de varias ruedas hidráulicas, resortes de aire para toda clase de vehículos, luz eléctrica, un camino de cintura que circunda la ciudad (¡la circunvalación Américo Vespucio!), la separación entre Iglesia y Estado (Constitución Política de la República de 1925) y el programa de educación pública, entre otros.

Un eco del Eterno Retorno de lo Mismo.

¡Una visión del porvenir! O el Espejo del Mundo (1875). De Benjamin Tallman. Edición y prólogo de Rafael Videla Eissmann. Edición limitada, numerada y encuadernada. Ediciones Tierra Polar. Santiago de Chile, Agosto de de 2016. 52 páginas.

viernes, 5 de agosto de 2016

El Símbolo Sagrado del Sol



Desde la aurora de los tiempos, el sagrado símbolo de la cruz gamada o swastika, conocido también como Fyrfos, Gletscherkreuz, Ugunskrusts, Lauburu, Yung-Drung y la Cruz de los Ancestros, ha sido considerado como el emblema de la Deidad de todas las Deidades, el Agnostos Theos, la Divinidad del Cielo, del Dios-Sol y de la Luz, y por lo mismo, asociado en el mundo indoeuropeo a Wotan, Zeus, Apolo, Baal, Agni, Indra y Buddha y a las tradiciones de brahmanes, jainas e incluso, de los primeros cristianos.

Esta es la ideografía más antigua conocida, el cual ha sido hallado prácticamente en todos los continentes y en todas las culturas. Es el Hieros-glypho por excelencia, el signo sacro de todos los tiempos y de todos los pueblos y por ello, ha sido revestido con un profundo y polisémico simbolismo.

El Símbolo Sagrado del Sol. La historia milenaria de la swastika y sus representaciones en el planeta. Edición limitada y numerada. Santiago de Chile, 2008. 194 páginas.

sábado, 23 de julio de 2016

Descripción de la evolución de la humanidad de acuerdo a la tradición secreta de nuestro clan Asa-Uana de Uiligotis, de Karl Maria Wiligut



La Descripción de la evolución de la humanidad de acuerdo a la tradición secreta de nuestro clan Asa-Uana de Uiligotis de Karl Maria Wiligut (1866 - 1946), fue publicada originalmente en Alemania en 1935. Es un eco de la historia mítica de los germanos. Refiere al descenso de los «Seres de Aithar» desde el firmamento, su ulterior “solidificación” y la aparición de los hermafroditas originales –los «ángeles»– y, posteriormente, su transición a seres “unisexuados”. Se enuncian, también, las grandes eras determinadas por la asimilación a la Tierra de cuerpos celestes o lunas y sus catastróficas consecuencias planetarias.

El sustrato de los Uana-Asa aparece a partir de la Tercera Época, sentando las bases del legendario Armanendom ariano.

La Descripción de la evolución de la humanidad de acuerdo a la tradición secreta de nuestro clan Asa-Uana de Uiligotis presenta asimismo resonancias con la Cosmogonía Glacial de Hans Hörbiger y Philipp Fauth, publicada en 1913, en relación con el origen cósmico de la vida (Panspermia), la antigüedad del hombre y los grandes ciclos catastróficos del planeta. Así también, la Descripción se proyecta en la visión de la Búsqueda de Inteligencias Extraterrestres en la Antigüedad, o PaleoSETI, ya que establece claramente, el descenso –la irrupción– desde el cielo («Hymil», Himmel) de los hombres-dioses que sentaron las bases de la civilización.

Esta es la Tradición Sagrada de los germanos.

Descripción de la evolución de la humanidad de acuerdo a la tradición secreta de nuestro clan Asa-Uana de Uiligotis. De Karl Maria Wiligut. Edición, prólogo y notas de Rafael Videla Eissmann. Edición limitada. Ediciones Tierra Polar. Santiago de Chile, Julio de 2016. 30 páginas.

martes, 7 de junio de 2016

Hugo Gallo, Escritos de Otra Era



Compilación de los textos elaborados en plena Segunda Guerra Mundial, del gran poeta, ensayista y escritor italiano Hugo Gallo –entre los que figuran Inglaterra y Europa, Inglaterra y Japón, Paralelismo y Antítesis y Espacios Vitales–, donde, entre otras temáticas, vislumbra la preparación de la Antártica, que será poblada cuando la precesión de los equinoccios lo permita.

Serie limitada, numerada y encuadernada de la segunda edición de la obra Hugo Gallo, Escritos de Otra Era, de Rafael Videla Eissmann, impresa en Mayo de 2011 y publicada en Junio de 2016. Ediciones Tierra Polar. Santiago de Chile, Junio de 2016. 72 páginas.

martes, 17 de mayo de 2016

¡Una visión del porvenir! O el Espejo del Mundo, de Benjamin Tallman



¡Una visión del porvenir! O el Espejo del Mundo de Benjamin Tallman, es una fascinante obra publicada en Santiago de Chile en 1875 donde se relata un “sueño” en el cual su protagonista en viaje por Abisinia decide descansar en una posada donde lee un periódico en el cual se describen algunos aspectos del devenir de Chile en 1975.

Los hechos expuestos por Tallman resultan realmente sorprendentes, como por ejemplo, el transporte aéreo, las fotografías instantáneas en movimiento (¡o gifs!), motores de agua basado en la combinación de varias ruedas hidráulicas, resortes de aire para toda clase de vehículos, luz eléctrica, un camino de cintura que circunda la ciudad (¡la circunvalación Américo Vespucio!), la separación entre Iglesia y Estado (Constitución Política de la República de 1925) y el programa de educación pública, entre otros.

El Espejo del Mundo resultó una realidad anticipada. ¿Cuál fue el propósito de Tallman al escribir y publicar un trabajo tan peculiar? ¿Qué objetivos cumplía? Pero, ¿cómo pudo llegar Tallman a prefigurar estos hechos? ¿Cómo es posible explicar sus “aciertos”? ¿No resuenan en las descripciones de Tallman acaso lo estipulado por Friedrich Nietzsche en relación con que todos los desarrollos momentáneos deben ser repeticiones. Así pues, lo que esta fuerza produce y lo que de ella nace, y así sucesivamente, hacia adelante y hacia atrás, todo ha sido ya un infinito número de veces, en cuanto el conjunto de todas las fuerzas reproduce sus evoluciones?

Lejos de imaginar, interpretar o profetizar situación alguna, Tallman fue preciso al expresar en 1875 que su trabajo es una visión del porvenir.

¡Una visión del porvenir! O el Espejo del Mundo (1875). De Benjamin Tallman. Edición y prólogo de Rafael Videla Eissmann. Ediciones Tierra Polar. Santiago de Chile, Abril de 2016. 52 páginas.

sábado, 7 de mayo de 2016

Lemuria, de Pedro Prado



Lemuria es un texto poético escrito en 1924 por el poeta y escrito Pedro Prado, integrante del legendario grupo de los Diez.

Compuesto por ocho partes, Lemuria se presenta como un recuerdo del mítico continente sumergido en ignotos eones en el océano Pacífico. Sortilegio numinoso que describe una estampa brumosa evocada solamente en profundos sueños. La fonética de Lemuria y sus habitantes inmersos en la bruma del olvido es un magno misterio que se yergue y hunde simultáneamente en el horizonte.

La luz de esa tierra sumergida –“y saber lo que es luz, y a su destino unirme”– se proyecta aún hacia el Chili-Mapu como efluvios de un pasado asolado por la catástrofe cósmica y que se intuye en el porvenir.

Es la irradiación del mito y su halo que todo lo abarca.

Lemuria. De Pedro Prado. Edición y prólogo de Rafael Videla Eissmann. Ediciones Tierra Polar. Santiago de Chile, Abril de 2016. 30 páginas.

miércoles, 13 de abril de 2016

El Gran Diluvio. Mitos americanos sobre la última catástrofe planetaria



Desde Tierra del Fuego a Alaska, los mitos prehispánicos dan cuenta de la última gran catástrofe planetaria o Diluvio acontecido hace 13.000 años, cubiertos por una rica simbología mágico-religiosa.

El Diluvio, contrariamente a los asumidos por antropólogos e historiadores, no fue una tradición importada por los europeos al continente americano. Fue en realidad, un cataclismo planetario, el cual la ciencia contemporánea ha podido comprobar mediante diversos estudios geológicos y que refuerzan los postulados de la Cosmogonía Glacial (1913) de Hans Hörbiger y Philipp Fauth.

Los sobrevivientes de este magno evento, la Gran Agua, fueron reconocidos como los Hijos de los Dioses, o Hijos del Cielo: Los divinos héroes culturales de los mitos áureos a partir de los cuales surge nuevamente la civilización, las ciencias sagradas y los conocimientos.

El Gran Diluvio. Mitos americanos sobre la última catástrofe planetaria. Versión completa de la obra con más de 140 registros míticos diluviales. Introducción de Marco Nünemann. Quito, Marzo de 2016. 424 páginas.

viernes, 4 de marzo de 2016

Los Dioses Extraterrestres y el regreso de B’olon Yokte’K’uh



La antropología e historiografía oficial del mundo prehispánico se enfrentan con vestigios que simplemente no encajan con la cronología y la visión evolucionista propuesta: Así, los menhires de la Patagonia, la meseta de El Enladrillado, Tiahuanaco-Puma Punku o los geoglifos del altiplano andino, simplemente no corresponden al desarrollo de las culturas indígenas, pues pertenecen en realidad al grupo aborigen, es decir, al grupo que antecedió a los indígenas.

Alrededor de 13.000 años atrás una catástrofe cósmica asoló a la Tierra, magno evento recordado como el Diluvio o la Gran Catástrofe, hito que significó la migración transcontinental de los primigenios habitantes del continente americano. Sin embargo, esta migración no fue total pues resabio de este grupo prediluvial fue presenciado por los europeos de los tiempos del Descubrimiento y la Conquista, e incluso, por numerosos testigos durante el siglo XX. Se trata de los indios blancos, los descendientes de los míticos Dioses Blancos o viracochas, los hombres-dioses portadores y difusores de las Ciencias Sagradas que iniciaron las civilizaciones americanas y cuyos orígenes, de acuerdo a las tradiciones prehispánicas, se remonta a la Patagonia, resto de un continente sumergido, y aún más al sur, a la Antártida, cuna de la humanidad blanca y clara, como lo definiera el profesor Roberto Rengifo.

Los viracochas o huaracochas, fueron los dioses descendidos del cielo, de las estrellas, es decir, los Dioses Extraterrestres, los ancestros deificados.

Esta concepción dista de ser una nueva noción historiográfica pues las tradiciones de hindúes, asirios, germanos, araucanos y mayas, entre otras culturas, dan cuenta de este aserto; es de hecho, una reminiscencia y evocación de los propios mitos áureos –la primera historia– sobre aquellos hombres-dioses que descendieron del cielo y fundaron las civilizaciones de la antigüedad y que se han visto sometidas a las inevitables catástrofes cíclicas definidas en la Cosmogonía Glacial (1913) de Hans Hörbiger y Philipp Fauth

Tal como lo indican los mitos, el regreso de los dioses ha de significar el nuevo Götterdämmerung, esto es, el Diluvio o Apachiohualiztli de la tradición mesoamericana, generado por la deidad B’olon Yokte’ K’uh y que de acuerdo al calendario maya acontecerá al finalizar el 13 Bak’tun.

Entonces, nuevamente, la historia será mito.

Los Dioses Extraterrestres y el regreso de B’olon Yokte’K’uh. Prólogo de Erich von Däniken. Primera edición íntegra de la obra. Santiago de Chile, Diciembre de 2015. 342 páginas.

viernes, 12 de febrero de 2016

El papel del territorio de Chile en la evolución de la humanidad prehistórica. El origen polar antártico del hombre, de Roberto Rengifo



Los estudios desarrollados por el profesor Roberto Rengifo y plasmados en sus obras El Secreto de la América Aborigen. I. Noticias y comentarios arqueológicos (1919), El Secreto de la América Aborigen. II. Estractos de Actas de la Sociedad Científica (1920), El Secreto de la América Aborigen. III. Los chiles (1920), El Secreto de la América Aborigen. IV. Extractos de Actas de la Sociedad Científica (1921), Arte gráfico y poético de los primitivos y los chiles (1920) y El papel del territorio de Chile en la evolución de la humanidad prehistórica (1935), se concentran fundamentalmente en los siguientes campos:

* El origen polar antártico del hombre (la “humanidad blanca y clara”).
** El desarrollo de la civilización de sur a norte en América y desde ésta a otras latitudes.
*** La presencia de la raza civilizadora de los ario-andinos, o anteos, que desde el occidente pobló Europa.

A pesar del empleo en ocasiones de conceptos evolucionistas en cuanto al transformismo (transmutación) de las especies, hecho que por lo demás se enmarcaba en el «Espíritu de la Época» (Zeitgeist), el profesor Rengifo rompe con el paradigma del origen en África del hombre y el desarrollo de la civilización: Su origen es en el continente polar antártico y el escenario de su desarrollo es América.

Consciente o no, al propugnar estas ideas Rengifo desafiaba el dogmático y celoso establishment político-cultural del génesis en África de la humanidad, y por ende, de campos como el desarrollo de la civilización y la igualdad de las razas.

La visión de Roberto Rengifo sobre el origen del hombre, su migración de sur a norte y el desarrollo de la civilización, es en realidad, el eco del antiquísimo mito –el Mythos-Legein, la «historia pretérita»– de la raza aria, los míticos hombres-dioses y su migración a escala planetaria.

El papel del territorio de Chile en la evolución de la humanidad prehistórica. El origen polar antártico del hombre. De Roberto Rengifo. Edición y prólogo de Rafael Videla Eissmann. Edición limitada y numerada. Ediciones Tierra Polar. Santiago de Chile, Diciembre de 2015. 78 páginas.

miércoles, 27 de enero de 2016

Desde Júpiter. Registro de un encuentro con extraterrestres en el siglo XIX, de Francisco Miralles



Desde Júpiter de Francisco Miralles es un libro publicado originalmente en Santiago de Chile en 1877 bajo el nom de plume de Saint Paul.

La obra contó con una segunda edición corregida y aumentada en 1886, en la cual figura el nombre del autor y con el sugerente subtítulo de Curioso viaje de un santiaguino magnetizado.

Es un libro extraordinario, por cuanto plantea no sólo adelantos del orden técnico-científico quizás impensados e imposibles en aquella época –como el transporte aéreo, una suerte de ascensor, un sistema fotográfico cuasi tridimensional o una ciudad en plena armonía con el medio natural donde se cobija la ciencia y el saber–, sino porque establece, de manera vanguardista, la existencia de inteligencias extraterrestres, adelantándose a los conceptos que a partir de la segunda mitad del siglo XX divulgarían los investigadores de PaleoSETI, es decir, la Búsqueda de Inteligencias Extraterrestres en la Antigüedad. Esto, porque la novela de Miralles aborda la presencia de viajeros cósmicos que cuando se encarnan (“albergan”) en mundos “atrasados”, impulsan el sentido de la consciencia individual y colectiva, hecho que lleva a los habitantes nativos a considerarlos como “dioses” por sus portentos, hasta alcanzar los principios espirituales y trascendentales, esto es, los valores “cósmicos”.

Desde Júpiter se presenta como un eco de la historia mítica de los hombres-dioses. Un relato del pasado-futuro, una resonancia de lo que fue y lo que vendrá en los ciclos del Eterno Retorno de lo Mismo.

Desde Júpiter. Registro de un encuentro con extraterrestres en el siglo XIX (1877). De Francisco Miralles. Edición y prólogo de Rafael Videla Eissmann. Ediciones Tierra Polar. Santiago de Chile, Enero de 2016. 274 páginas.